Capítulo 1: Los valores morales en nuestra sociedad

La sociedad en la que vivimos adolece cada día más de valores, primando más el egoísmo, el interés personal y la indiferencia.

Mantener los valores que autentifican y dignifican al hombre, es una fuente de satisfacción cada vez menos consumida. Ya poco importan los valores morales, resultado de nuestro egoísmo personificado en donde ignoramos ese comportamiento que requiera ética, honestidad y mantener los principios básicos de moralidad. Irónica y triste realidad donde el respeto se gana con riqueza, una contradicción vagabunda de nuestra propia existencia…

Sólo se puede conocer la fuerza de un viento tratando de caminar contra él, no dejándote llevar. Los bendecidos con los cinco sentidos del cuerpo humanos pueden ver el mundo que nos rodea, pueden oírlo, tocarlo, olerlo y sentirlo. Especialmente en la primavera, cuando todo tipo de flores florecen, el mundo físico que nos rodea ofrece una maravillosa variedad de estimulantes para todos nuestros sentidos. Esos sentimientos acalorados que nos estimulan nuestras interacciones con otras personas: saludar a los conocidos en el otro lado de la calle, una sonrisa a un transeúnte, una charla con el vecino, una llamada telefónica a nuestros cercanos, una carta a un amigo, una palabra amable o un beso cariñoso a nuestros amados. Hay tantas cosas que experimentar en nuestro mundo físico que no es de extrañar que muchas personas vivan como si no hubiera nada más – que todo lo que sucede en nuestro mundo puede ser explicado en términos científicos. En pocas palabras, vivimos el dia dia como si nuestras vidas fuesen un perpetuo proceso químico fruto del azar.

No es demente decir hoy que el perfecto mundo en el que vivimos está lleno de imperfecciones. Todos los días leemos en los periódicos infaustas desgracias, terribles guerras, terrorismo, hambre, genocidio, violencia, enfermedades, contaminación, cambio climático… Vivimos en una especie de burbuja hinchada de odio, tristeza y dolor. No es de extrañar que medio mundo sufre trastornos emocionales como la depresión o ansiedad. O que el suicidio es la principal causa de muerte en el mundo con un deceso cada 40 segundos, superando así a homicidios y guerras. Todo esto fruto de nuestra evolución descontrolada. Un desarrollo solidificado en un sistema capitalista materialista únicamente enfocado en adquirir más y más riqueza. Y lamentablemente quien ama las riquezas nunca tiene suficiente. Es más, si pensamos que deberíamos volar y en lugar de hacerlo nos arrastramos, solo puede eso provocarnos tristeza y depresión.

Es nuestro instinto humano es natural creer que las cosas van a ir a mejor, aunque en realidad, cada día nuestros valores empeoran un poquito más, y si miramos hacia atrás en la historia no parece que las cosas fueran mucho mejor en el aquel entonces. Realmente parece que nunca aprendemos de los errores de nuestro pasado. Sin ir más lejos, muchos se acordaran del genocidio en Ruanda o del Holocausto en Europa.

Por muy cooperativo, altruista y social que pueda ser el ser humano, y por muy  agradable y generoso como queremos pintar nuestro recordatorio historico, lamentablemente, no podemos desoír el hecho de que nuestra gran obra de arte está pintada con un deterioro progresivo de oscuros colores dignos de una especie agresiva, egoísta y hostil.

Lamentablemente la historia está contada sólo por quienes ganan las guerras, y es por eso que nuestra historia es una evidente patraña… unas intencionadamente y otras en las que ha intervenido el factor del boca a boca que ha ido transformando pasajes acontecidos. Pero por mucho que queremos seguir decorar las vitrinas de nuestro pasado, nuestra historia está llena de tristes, crueles y sangrientos recordatorios de nuestra inhumanidad. Es evidente que para evolucionar, y para llegar a ese mundo perfecto, el ser humano debe de cometer errores. ¿Pero realmente hemos aprendido de nuestros pasados errores, o más importante aún… ¿cómo se caracterizaria ese mundo perfecto en el cual cada uno de nosotros soñamos vivir, o es realmente posible construir un mundo perfecto teniendo en cuenta el carácter hostil y mudable del ser humano?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s